Seleccionar página
Carmen Gonzaelez Abogada, Blog

La atribución del uso de la vivienda familiar es uno de los objetivos primordiales de cada uno de los  miembros de la pareja en los procedimientos de separación y/o divorcio, sin duda por las ventajas que ello conlleva en la mayoría de las situaciones: el que sale de la vivienda no solo tiene que procurarse una nueva, sino que además casi siempre tiene que hacer frente al propio tiempo a la pensión de alimentos a favor de los hijos comunes y  satisfacer la mitad de la carga hipotecaria.

Si la ruptura de la convivencia se ha llevado a efecto de común acuerdo, y se ha pactado entre ambos a quien se le concede el uso de la vivienda familiar cuando hay hijos mayores de edad y el tiempo de atribución de ese uso, no hay problema alguno porque se respetará en todo caso, lo pactado por ambas partes.

El problema se plantea bien cuando no se ha concretado el tiempo de duración de ese uso o se ha hecho de una forma ambigua sujeta a diversas interpretaciones, o bien cuando la pareja se separa de forma contenciosa y es el Juzgado el que tiene que decidir la atribución del uso de la vivienda cuando existen hijos mayores de edad.

En el primer supuesto cabe la posibilidad de que, aunque los progenitores hayan pactado el uso de la vivienda a favor del cónyuge con quien convivan los hijos mayores de edad, los tribunales  limiten temporalmente su uso para  no dotar de especial  protección a una de las partes en perjuicio del otro progenitor.

La razón de ello tiene su fundamento,- como viene afirmando pacíficamente nuestro Tribunal Supremo en sus varias sentencias-, en la doctrina jurisprudencial que ya ha fijado, a partir de su sentencia de 5 de septiembre de 2011, para los supuestos contenciosos de discusión del referido uso, y es que la mayoría de edad alcanzada por los hijos deja en situación de igualdad a ambos miembros de la pareja para pretender su adjudicación a favor de uno u otro.

Nuestro Alto Tribunal lo que hace es equiparar las situaciones de hijos mayores de edad a las de no tener hijos, aplicando el artículo 96, párrafo 3 del Código Civil: “No habiendo hijos, podrá acordarse de que el uso de tales bienes, por el tiempo que prudencialmente se fije, corresponda al cónyuge no titular, siempre que atendidas las circunstancias, lo hicieran aconsejable y su interés fuera el más necesitado de protección”.

Es decir, en esta nueva situación de mayoría de edad  de los hijos comunes  ya no rige el criterio de interés superior de los hijos menores de edad, y   desaparece el derecho preferente otorgado por ley ,que beneficiaba al progenitor que tenía atribuida en exclusiva  la guarda y custodia de los hijos a su favor . Ahora ambos progenitores quedan en situación de igualdad ante el derecho de uso de la vivienda familiar.

El criterio, como digo, ya no es lo que va a convenir a los hijos, sino al progenitor al que se le va a atribuir ese uso porque su interés, que evidentemente tiene que justificar, necesita de una mayor protección .La atribución además se hará solo por un tiempo determinado.

En el supuesto de que esos hijos comunes mayores de edad, sigan necesitando alimentos,- dentro de los cuales evidentemente está comprendido el derecho a una vivienda-, por no haber alcanzado su independencia económica,  como nuestro Código Civil y la jurisprudencia desvinculan la prestación alimenticia de la necesidad de habitación, lo que vienen estableciendo  es que esta necesidad de vivienda se satisfaga no concediéndole al hijo  el derecho a usar la vivienda familiar sino cubriendo esta necesidad a través de los cauces del articulo 142 y sg del Código Civil, que sin duda son muy variados, por ejemplo , incrementando la cuantía de los alimentos que tiene derecho a percibir, conviviendo con el progenitor l que tiene que prestar los alimentos y en su vivienda  aunque no sea la familiar,……

También es frecuente que los tribunales concedan el uso a alternativo de la vivienda a ambos progenitores, de tal forma que los que salen del domicilio por periodos determinados son los padres y no los hijos.

 

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR