Seleccionar página
Carmen Gonzaelez Abogada, Blog

Una familia reconstituida es aquella en la cual uno o ambos miembros de la actual pareja tienen a su vez uno o varios hijos de uniones anteriores, y aunque no es un fenómeno nuevo, porque anteriormente estaba ligado a la alta viudedad que existía, es un fenómeno muy en aumento  tras el divorcio de los progenitores: cada vez es más frecuente el número de familias formadas tras un segundo matrimonio e hijos de una unión anterior.

Y esta nueva familia implica: unos nuevos roles paternos y maternos, unas nuevas relaciones de filiación, la ampliación de los parentescos y sobre todo una mayor complejidad de las relaciones familiares, fundamentalmente por la  coexistencia de los padres biológicos con los que podemos llamar sociales.

Legalmente no existe ninguna regulación, aunque es muy necesaria una previsión legal que regule estas estructuras emergentes y aporte  soluciones a problemas tales como, los lazos afectivos entre hermanos a la hora de la atribución de la custodia, o el uso de la vivienda familiar, entre muchos otros.

 

Nuestro Tribunal Supremo, en ausencia de esta normativa específica y acudiendo a los principios generales del derecho que inspiran nuestro Derecho de Familia: el interés del menor y la protección de la familia ha dictado don sentencias, una sobre la procedencia de la adopción de la custodia compartida y otra sobre la atribución del uso de la vivienda.

En la primera considera como factores muy relevantes a la hora de  determinar la atribución de la custodia:  el  favorecer el tiempo de convivencia y contacto entre los distintos hermanos frutos de distintas relaciones de un progenitor común y, el fortalecer los lazos fraternales entre ellos, por lo que ello debe quedar protegido, ya sea  mediante el establecimiento de una custodia compartida o de una custodia exclusiva  con un régimen de visitas amplio ,según proceda, en función de que  las restantes circunstancias coexistentes aconsejen una u otra forma.

El uso de la  vivienda familiar es otro problema muy frecuente, que parcialmente ha resuelto la novedosa  sentencia de 10.10.17, aclarando que como el Código Civil común no regula el  supuesto de la protección del interés de dos menores de dos madres diferentes para mantenerse en la misma casa , lo que procede no es aplicar el párrafo 1º del  artículo 96 , sino el 2º, que textualmente preceptúa: “Cuando algunos de los hijos queden en la compañía de uno y los restantes en la del otro, el Juez resolverá lo procedente” en relación con el 92.5 del mismo texto legal  “El Juez, al acordar la guarda …………, adoptará las cautelas procedentes para el eficaz cumplimiento del régimen de guarda establecido, procurando no separar a los hermanos”.  Es decir, no aplica el criterio de atribución automática del uso de la vivienda familiar a los menores y en consecuencia a los cónyuges en cuya compañía quedan.

Autora: Carmen González, Especialista en Derecho de Familia y socia en Circulo Legal.

Si deseas ampliar la presente información estaré encantada de atenderte. Puedes mandarme un email a carmen.gonzalez@circulolegal.es.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR