Seleccionar página
Carmen Gonzaelez Abogada, Blog

Hay muchos tipos de documentos públicos que pueden ser autorizados por Notario, pero me voy a referir en concreto a los dos  que a mi juicio, pueden ser un instrumento de protección muy válido para la persona que lo otorga, si le sobreviene una incapacidad, y a sus diferencias

Por un lado, existe el poder preventivo, en el que el poderdante designa a la persona que quiere que le represente en la fecha actual y en  el día que carezca de capacidad para poder manifestar su voluntad libremente. Con este poder se asegura,- puesto que lo otorga  cuando sus facultades son plenas- , la defensa futura de sus intereses,  y  por persona de su confianza, sin que sea necesario que éste tercero promueva el expediente de incapacitación judicial.

 

 

El otro instrumento público, igualmente válido a estos fines, es el de autotutela, en el que la persona deja constancia por escrito y en previsión de una futura incapacidad, a quien designa como tutor y como quiere que se organicen y administren sus asuntos personales y patrimoniales.

Las diferencias esenciales entre estos dos documentos  son dos: la primera  es que la persona designada en el documento de  autotutela  puede tomar decisiones que afecten a la vida personal  del poderdante y en cambio el apoderado del poder preventivo no  y la otra es que  el que es representante porque le otorgaron un poder preventivo ,no necesita recabar autorización judicial para realizar cualquier disposición sobre el patrimonio de aquél  y en cambio el que lo es en virtud del documento de autotutela, sí.

Ambos documentos pueden ser complementarios.

 

 Carmen González Poblet ( @CLCgonzalez )

Abogada de Derecho de Familia en Madrid

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR